El cáncer de piel es el más frecuente entre la población mundial. Gracias a los avances actuales, la gran mayoría de estos cánceres (más del 95%) pueden curarse completamente si se realiza un diagnóstico precoz. Esta afección está causada por un exceso de radiación ultravioleta, generalmente por una exposición solar indebida, aunque en algunos casos son factores genéticos los que actúan como precipitantes o también fuentes creadas por el hombre como las cabinas de bronceado de rayos UVA.

El Área de Oncología Cutánea aborda desde la prevención y detección precoz del cáncer de piel, hasta su posterior tratamiento. Por ello se realiza a todos los pacientes con riesgo Mapeos Corporales y Dermatoscopia, estudiando de forma exhaustiva y periódica lunares y otras lesiones que puedan contribuir a prevenir el melanoma y otros cánceres de piel.

Los principales cáncer de piel que se tratan en la consulta de oncología cutánea son:

  • Melanomas.
  • Carcinomas basocelular y espinocelular.
  • Neoplasias anexiales cutáneas malignas.
  • Carcinoma de Merkel
  • Linfomas cutáneos
  • Sarcoma de Kaposi y otros angiosarcomas.

Autoexploración para prevenir el cáncer de piel

Existen una serie de signos de alerta para sospechar que podamos estar ante un melanoma. Este conjunto de signos se conocen como la regla A-B-C-D-E.

A de Asimetría del lunar. Los lunares o nevus benignos son redondos o simétricos.

B de Bordes irregulares. Los lunares tienen bordes regulares.

C de Coloración poco uniforme. Los lunares son de color marrón claro u oscuro, pero homogéneo.

D de Diámetro. La mayoría de los lunares tienen un diámetro menor de 6 mm.

E de Evolución. De cualquiera de los puntos anteriores.

cutanea01

En aquellos casos en los que el paciente, por su propia autoexploración, observe lesiones nuevas en su piel que producen costras o heridas que no curan o signos en sus lunares como asimetría, bordes irregulares, presencia de colores distintos en un mismo lunar, tamaño grande o un lunar que haya cambiado a lo largo de los últimos meses, es necesario que recurra a la consulta del dermatólogo.

Además del diagnóstico precoz, es importante seguir una serie de recomendaciones para lograr disminuir el riesgo de contraer un cáncer de piel. Es aconsejable evitar las quemaduras solares en niños pequeños. De la misma forma, y en la medida de lo posible, se debe reducir la exposición al sol en las horas centrales del día en los meses de primavera y verano, y reducir la práctica de actividades al aire libre sin la debida protección solar.

Dermatoscopia digital.

La dermatoscopia, también llamada microscopía de epiluminiscencia o microscopía de luz refleja, ha supuesto un importante avance en el diagnóstico precoz del cáncer de piel y el melanoma. Es una técnica no invasiva de diagnóstico en dermatología, que mediante un instrumento óptico, llamado dermatoscopio, permite examinar mejor las lesiones de la superficie cutánea amplificando in-vivo la imagen sospechosa una vez eliminados los fenómenos de refracción y reflexión de la luz sobre la piel. Permite realizar una exhaustiva detección y seguimiento de mínimas lesiones imperceptibles por el ojo humano.

cutanea02

Podemos de esta forma llevar un registro de imágenes que es especialmente útil en pacientes con gran cantidad de lunares y/o antecedentes de cáncer de piel. También a través de una observación continuada se puede también evitar la extirpación innecesaria de nevus benignos que no hayan sufrido cambios en periodos de tiempo significativos.