Los niños presentan unas alteraciones de la piel que con frecuencia son distintas a las de los adultos, y otras que también aparecen en el adulto pero que en la infancia requieren una atención especial, y por ello un diagnóstico y tratamiento diferente al de los adultos.

Por eso la Dermatología Pediátrica constituye una subespecialidad de la Dermatología cuyo objetivo principal es el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades cutáneas en la infancia (desde el nacimiento hasta los 16 años de edad). Estudia un amplio y heterogéneo espectro de enfermedades o lesiones cutáneas tanto de tipo congénito (presentes en el momento del nacimiento) como adquiridas.

Las enfermedades controladas en esta Unidad incluyen:

  • Dermatitis atópica
  • Dermatitis seborreica
  • Dermatitis del pañal
  • Psoriasis infantil
  • Procesos alérgicos cutáneos
  • Infecciones e infestaciones: verrugas, molluscum contagiosum…etc
  • Nevus melanocíticos congénitos y adquiridos
  • Tumores cutáneos en la infancia
  • Angiomas y malformaciones vasculares
  • Ictiosis y alteraciones de la queratinización
  • Enfermedades ampollosas de la infancia
  • Mastocitosis

En una Unidad de Dermatología Pediátrica el trato entre el niño y el médico y la relación entre los padres y el dermatólogo son fundamentales.