La piel es el órgano más grande del cuerpo humano en términos de peso, entre 2.5 y 4 kg y de superficie, aproximadamente 1.67 metros cuadrados.  Además puede revelar enfermedades o disfunciones que padecen otros órganos. Sus principales funciones son:

  1. Protectora: La piel protege el cuerpo humano de las condiciones adversas del medio ambiente y constituye una barrera inmunológica que impide la entrada al organismo de virus, bacterias y otros organismos.
  2. Sensitiva: los receptores de la piel detectan los cambios que se producen en el exterior y esto permite que el organismo responda ante los diferentes estímulos  del medio ambiente.
  3. Reguladora: evita la pérdida excesiva del calor y por otra parte el sudor favorece la pérdida de calor, regulando  la temperatura corporal.
  4. Excretora: mediante el sudor y la secreción sebácea elimina sustancias de desecho.
  5. Endocrina: la piel tiene la propiedad de absorber la vitamina D procedente del sol, transformándola de manera que posteriormente el cuerpo pueda utilizarla.

Algunas condiciones y enfermedades de la piel que tratamos en la consulta de dermatología clínica:

  • Acné
  • Rosácea
  • Dermatitis perioral
  • Hidradenitis supurativa
  • Eczemas y dermatitis:
    • Dermatitis seborreica
    • Dermatitis de contacto
    • Dermatitis atópica
    • Liquen simple
    • Prúrigo nodular
    • Dishidrosis
  • Psoriasis
  • Ictiosis
  • Enfermedades ampollosas
  • Enfermedades inflamatorias de la piel:
    • Lliquen plano
    • Granuloma anular
    • Pitiriasis rosada
    • Pitiriasis liquenoide
    • Morfea
    • Dermatosis purpúricas
    • Paniculitis
  • Alergias cutáneas
  • Problemas de fotosensibilidad
  • Prurito o picor
  • Xerosis e hidratación de la piel
  • Hiperhidrosis
  • Vitíligo y otros trastornos pigmentarios
  • Infecciones por virus, hongos o bacterias
  • La piel en enfermedades inmunitarias, reumáticas y metabólicas
  • Patologías de las uñas
  • Patologías de las mucosas (bucal y genital)
  • Alopecias y pérdida de cabello